¿ES MEJOR LA  DISCIPLINA O MOTIVACIÓN?

  1. Disciplina: La disciplina se refiere a la capacidad de mantener una conducta o un enfoque constante hacia una meta u objetivo, incluso cuando no se tiene necesariamente el deseo o la motivación de hacerlo en un momento dado. La disciplina implica establecer una estructura, seguir una rutina y cumplir con ciertas responsabilidades, incluso cuando la motivación fluctúa. Es una fuerza impulsora interna que te permite seguir adelante a pesar de los obstáculos y las dificultades. La disciplina es especialmente útil cuando se trata de establecer hábitos saludables y mantener un esfuerzo sostenido hacia metas a largo plazo.

  2. Motivación: La motivación se refiere al deseo y la pasión por lograr un objetivo específico. Es el impulso interno que te empuja a tomar acción y trabajar hacia tus metas con entusiasmo. La motivación puede ser intrínseca (proviene de tu interior) o extrínseca (proviene de recompensas externas o estímulos). La motivación puede ser poderosa para comenzar una nueva tarea o desafío, pero puede disminuir con el tiempo o cuando enfrentas obstáculos.

La clave está en combinar ambas enfoques para lograr el éxito. La motivación puede ayudarte a empezar y sentir entusiasmo por tus objetivos, pero la disciplina es lo que te mantendrá en el camino correcto cuando la motivación flaquea. La disciplina es como una habilidad que se puede desarrollar y fortalecer con el tiempo.

Finalmente una reflexión, «LA DISCIPLINA TE LLEVARÁ A LOS LUGARES DONDE LA MOTIVACIÓN NO ALCANZA A LLEGAR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + cinco =

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?